/

Life on A Year Abroad (with Spanish Translation) – September

You’ve landed, called your parents, questioned yourself on how much Spanish you actually know and suddenly it hits you. You are now in the country you’re going to call home for the next four months.  

When I first arrived in Chile, I spent a lot of time wondering when the culture shock would hit. There were times when the strong accent and unidentifiable dialectic made me feel momentarily helpless, but overall, I felt kind of okay. What were our professors warning us about? Instant tears a week in? Immediately going to skyscanner.com to find the next flight home? 

Due to the fact I felt ‘kind of okay’, I threw myself into settling in… As soon as I found a house, my little room became ‘Darcey-fied’ and I tried to get to grips with the metro (it’s October and I’m still struggling). The next hilariously large hurdle was the visa system: the first moment of complete resilience was being faced with a million rules that weren’t consistent, in a language that wasn’t our mother tongue. Two months in, we have our ID cards and everything should hopefully be fine on the old legal status front. Hopefully.

Generally speaking, I’m having a whale of a time. There are low moments and times when I’m yearning to be back in the SU to have actual Somerset cider, but overall I’m having lots of fun, so stay tuned to see how life develops while I’m in South America.  

Spanish translation:

Edited by Frelsy Espinoza

Has aterrizado, llamado a tus padres, dudado de cuánto español conoces de verdad y de repente, te das cuenta que estás en el país que vas a llamar ‘casa’ por los próximos cuatro meses. 

Cuando llegué por primera vez a Chile, pasé mucho tiempo preguntándome cuándo me iba a golpear el choque cultural. Hubo momentos en los cuales el fuerte acento y las palabras dialécticas inidentificables me hicieron sentir momentáneamente indefensa, pero en general, me sentí bastante okay. ¿De qué nos estaban advirtiendo nuestros profesores? ¿Lágrimas instantáneas después de una semana? ¿Inmediatamente cliquear en skyscanner.com para buscar el proximo vuelo de vuelta? 

Debido al hecho que me sentía ‘bastante okay’, me zambullí en sentirme comoda. Tan pronto encontré una casa, mi pequeña habitación se convirtió en ser ‘Darcey-ficada’ e intenté enfrentarme con el metro (ahora es octubre y sigo en luchando). El siguiente obstáculo que fue cómicamente difícil fue el proceso de adquirir la visa. Este fue el primer momento de resiliencia total porque tuve que obedecer a un montón de reglas inconsistentes en una lengua que no es mi lengua materna. Después de dos meses, tenemos nuestras cédulas y todo debería estar bien en cuanto a nuestro estado legal. Eso espero. 

Generalmente, me lo estoy pasando muy bien acá. Hay momentos tristes y tiempos cuando todo lo que quiero es estar en el centro estudiantil, bebiendo sidra de verdad, pero por lo general, me divierto mucho así que quédese conectado para ver cómo mi vida se desarrolla en América del Sur.

Darcey Stickley

Darcey Stickley is a final year Spanish & Politics student and Editor-in-Chief for 2020/1.

Previous Story

Views from the African and Caribbean Society

Next Story

Extinction Rebellion Debate